El Palacio del Gran Maestre y su espectacular Armería

1
3.734 views

Sin duda, uno de los sitios más atractivos de La Valletta es el Palacio del Gran Maestre y, en concreto, su Armería. Es un auténtico crisol de la tempestuosa historia maltesa, a la que el destino parecía marcar siempre con el sello de la guerra aunque ahora los cientos de armas conservadas atraen turistas en vez de matar enemigos y en lugar de albergar al líder de una orden de caballería

Es fácil reconocer el palacio porque hay dos centinelas en la entrada con fusil y bayoneta calada. Forman parte de la Guardia Principal Maltesa, cuyo cuartel está justo enfrente, en lo que fue la antigua Cancillería de la Soberana Hospitalaria y Militar Orden de Malta. Se relevan cada media hora, aunque 3 veces al mes también hay un cambio de guardia más solemne y espectacular en la plaza.

El palacio fue construido entre 1570 y 1580 por el arquitecto Girolamo Cassar para la familia de Jean Parisot de la Vallette, el fundador de la ciudad, y siempre estuvo habitado por los regidores del país: primero, los maestres de la orden, luego los gobernadores británicos y ahora los diputados y el presidente de la república. La Cámara de Representantes ocupa el vestíbulo posterior, originariamente las caballerizas y posteriormente sala de la armería hasta su traslado al piso superior en 1975.

Hay dos patios, siendo el principal el dedicado a Neptuno, cuya estatua lo preside. Alrededor, galerías porticadas y pasillos que destacan por los frescos de sus techos (especialmente bellos los del Hall del Supremo Consejo de los Caballeros y los retratos de maestres del Hall de Embajadores), los suelos decorados con escudos familiares de los miembros de la orden y el adorno de docenas de armaduras que usaron en vida. También destacan los muy bien conservados tapices gobelinos fabricados en Francia para el Gran Maestre Ramón Perellós y Roccaf que se pueden ver (¡pero no fotografiar!) en la Cámara  del Consejo.

Pero la atención del visitante se centra en la Armería. Son dos salas con piezas reunidas por el Gran Maestre Alof de Wignacourt en 1604, de procedencia internacional: alemanas, italianas, españolas, francesas y turcas. Así, el visitante se quedará boquiabierto viendo la variedad reunida de armaduras completas, corazas -algunas con impactos de bala-, morriones, celadas, rodelas, espadas, alabardas, cañones, arcabuces, mosquetes, fusiles, etc. El período histórico que abarcan es desde sus fundación hasta la era napoleónica, durante la que, por cierto, la colección sufrió una importante merma que nos impide siquiera imaginar cómo sería antes.

El Palacio del gran Maestre está en Merchant Street y abre todos los días de 9:00 a 17:00; puedes visitarlo libremente si no hay sesión parlamentaria. La entrada cuesta 10 euros pero los poseedores del Carnet Joven pagan 7 y los niños de 6 a 11 años, 5; los menores de esa edad entran gratis.

Foto: Robin en Flickr

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.