Platos que has de probar en tu viaje a Malta

platos viaje malta imqaret

Producto local, fresco, sencillo y de temporada: estos son los cuatro conceptos que describen la cocina maltesa y gozitana. Influenciada por la cultura italiana, árabe e incluso española, la gastronomía maltesa se caracteriza por sus intensos sabores, fruto de esta singular mezcolanza. Toma nota de los platos típicos de Malta que has de probar obligatoriamente en tu viaje. ¡Te encantarán!

Ta-Fenek (conejo): El conejo o, como se dice en Malta, ta-fenek, es el plato nacional del país, el cual suele ser servido en estofado o frito. Cuando se cuece, se cocina lentamente durante dos horas, lo que permite que la carne se vuelva increíblemente tierna. El estofado se enriquece con una salsa de tomate a la que se le puede agregar otros ingredientes como cebolla, ajo, zanahorias o patatas. Por lo general, se sirve como un condimento para la pasta y es un plato que se encuentra en prácticamente todos los restaurantes malteses.

Gbejniet (queso maltés): Los malteses sienten verdadera pasión por el queso, pero si se trata del típico gbejniet, ¡el entusiasmo es aún mayor! Esta modalidad típica maltesa es elaborada a base de leche de cabra u oveja y se puede encontrar en tres versiones: fresca, seca o sazonada. Además de comerlo de forma natural, el queso gbejniet también se come frito y se emplea para rellenar pasta y dar sabor a ensaladas.

Pastizzi: Ya te hemos hablado en varias ocasiones de esta delicia maltesa, la cual se puede degustar en prácticamente todas las calles del archipiélago. Los pastizzi consisten en pequeños bocaditos de hojaldre que pueden contar con múltiples rellenos diferentes, si bien las dos versiones tradicionales contienen puré de queso ricotta o guisante. Lo ideal es degustarlos por la mañana, cuando estén recién horneados.

Aljotta: La aljotta es una sopa de pescado fresca, ligera y sabrosa, sazonada con hierbas aromáticas y limón. El sabor típico de este plato se caracteriza por las hierbas empleadas, el limón, el ajo y, por supuesto, el pescado fresco que se utiliza.

Bigilla: A menudo descrita como la salsa de salsas, la bigilla es realmente un elemento básico de la cocina maltesa. Esta salsa para untar se prepara con alubias secas locales, conocidas como ful-girba, aceite de oliva, sal, pimienta, ajo y hierbas aromáticas, y se come junto con los gallettis, unas galletitas típicas maltesas que se toman como aperitivo.

Timpana: Se trata de un plato con unos ingredientes muy simples (macarrones y hojaldre) pero que, sin embargo, tiene un sabor delicioso y muy intenso. Para su preparación, los macarrones se sazonan con una especie de ragú y luego se usan como relleno para la masa, para después ser todo horneado. ¡Una delicia!

Imqaret: Otra exquisitez proveniente de Malta. Se trata de una especie de hojaldre pequeño frito relleno de dátiles. Los imqaret se pueden adquirir en reposterías o bien como postre en todos los restaurantes de Malta.

Zalzett Tal-Malti: Se trata de una típica salchicha de cerdo casera muy consumida en Malta. La versión fresca contiene ajo, hierbas aromáticas, granos de pimienta y semillas de cilantro, mientras que la versión seca, similar a un salami, es un poco más simple.

Ftira: Éste es un plato típico de la isla de Gozo y, aunque pueda recordar a una pizza normal, la masa con la que se prepara es un poco diferente. Al igual que la pizza clásica, se puede comer con numerosos aderezos diferentes, si bien la receta típica incluye también patatas.

Brungiel Mimli: Éste es, también, un plato que encontrarás en todos los restaurantes de Malta. Consiste en calabacín cortado por la mitad y relleno con numerosos ingredientes, que van desde carne picada, hasta aceitunas, cebolla caramelizada, ajo, la propia pulpa del calabacín, pan rallado, tomate y queso. Se cocina a la parrilla y te aseguramos que es delicioso.

sin comentarios Deja tu comentario ►

sin comentarios

Su email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.