La importancia de un asesoramiento profesional para bucear

0
799 views

Si hay actividades que requieran un asesoramiento profesional a la hora de acometerse, esas son las que de un modo u otro llevan implícito un cierto riesgo, sea cual sea el nivel del mismo. Y una cosa arriesgada en sí es bucear. No estamos hablando de una actividad que se pueda improvisar; tienes que conocer demasiadas cosas antes de acometer una inmersión. Incluso en un lugar tan plácido como Malta, donde hay visibilidad hasta 30 metros y buenas temperaturas todo el año (14-17 grados de diciembre a abril y 18-25 de mayo a noviembre).

Por ejemplo, el equipo puede ser extenso y muy variado; los servicios profesionales te pueden ayudar a optimizarlo, sea propio o de alquiler, especialmente el cuidado de las botellas de aire, con inspección visual, lavado interior, desmontaje y montaje de válvula, red y culote, pulido interior, reparación de válvulas, la propia carga de la botella… El buen estado de mantenimiento es fundamental; al fin y al cabo ese equipo es parte de tus pulmones bajo el agua.

El conocimiento del entorno de buceo también es vital. Puedes leer por tu cuenta sobre los lugares donde vas a sumergirte, pero un profesional que los conozca a fondo, que los visite día a día, será quien mejor información te va a dar tanto para un disfrute completo del sitio como para conseguir que la actividad sea más segura posible. Nuestro archipiélago tiene 320 kilómetros de costa y, aunque no hay mareas, sí existen corriente locales que conviene conocer.

Por otro lado también serán interesantes los consejos sobre cómo tratar el propio entorno una vez estés en él, para que éste a su vez no vea dañado su equilibrio. Un desconocimiento de cómo acercarse a la fauna local o de como interaccionar con ella puede perjudicarla. En ese sentido es básico estar al tanto de la normativa local sobre la pesca submarina o la conservación de pecios; en Malta rige el estándar europeo EN 14467, que cumplen todo los resorts y PADI Dive Centers de submarinismo. Casi todos ofrecen programas de identificación de peces, por ejemplo.

Luego están los temas médicos. Hay ciertas reacciones fisiológicas que puedes sentir al bucear, y es bueno que se conozcan. Algunas se dan normalmente y otras pueden ser peligrosas señales de que algo va mal. Saber cómo reaccionar y a dónde dirigirse en caso de emergencia te evitará disgustos innecesarios. Asimismo la condición de salud de cada uno puede conllevar ciertas restricciones a la hora de bucear.

En definitiva, y como en toda actividad, hay cuantiosa cantidad de preguntas que pueden surgir antes, durante y después: ¿Cuánto dura un tanque con aire? ¿Atacan los tiburones y morenas a los buceadores? ¿Hace mucho frío debajo del agua? … Si tienes las tuyas propias, ya sabes: pregunta a  profesionales; te darán las mejores respuestas sobre tu destino en cuestión y evitarán posibles disgustos.

Foto: Antonio Guerra en Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.