Eduard Caruana Dingli: El color y la vida de Malta

0
682 views

Eduard Caruana Dingli es uno de los pintores más destacados y talentosos de la historia del arte Maltesa. Sus retratos trazaron una huella indiscutible en la tradición del arte y el tratamiento del folklore de la isla.

Cuando no trabajaba en el retrato de algún monarca, el artista maltés dedicaba sus ratos libres a observar y trasladar al lienzo la vida de Malta: los vendedores, las mujeres con faldas, los granjeros. Sus paisajes reflejan las características típicas de la isla: el sol brillante, las sombras sobre los muros de mampostería y las modestas casas de las granjas.

Caruana Dingli nació, el 10 de agosto de 1876, en el seno de una familia acomodada de Queensway Valetta. Su padre, Raphael, era Mayor en el Regimiento Real de Malta y su madre, Marta Garrone, provenía de una poderosa familia de Gozo.

Siguiendo la tradición familiar, Eduard ingresó a la milicia a la edad de 19, donde permaneció hasta 1913, cuando decidió dejar su carrera militar para dedicarse profesionalmente a la pintura. En el comienzo, sus comisiones financieras eran inestables, pero con el tiempo, su fama llegó a los oídos de las familias más prominentes de Malta y de importantes personalidades británicas que no tardaron en pedirle obra al artista. Caruana Dingli se convirtió rápidamente en el artista del momento, pero sus ambiciones artísticas apuntaban aún más alto: fue entonces cuando Edward inició un viaje por Europa. En 1920 estudió durante un año en la Academia Británica de Roma, donde su director, el escultor Antonio Sciortino, le ofreció el puesto de Honorable Secretario de la Academia.

De vuelta en Malta, el artista se encontró con un mercado ansioso por su arte y rápidamente comenzó a trabajar en obras por encargo como aquellas que realizó para la antigua Universidad, la Cámara de Comercio y la Cámara de Abogados.

La gran oportunidad de su carrera llegó en 1928 cuando la Orden de San Juan de Clerkenwell en Londres le asignó el retrato del Rey George V. La obra fue un éxito rotundo y obtuvo gran reconocimiento en la prensa local e internacional. En 1930 Edward se convirtió en Director y Maestro de la Escuela Pública de Malta de Pintura y Diseño.

Fiel a su amor por el arte, Caruana Dingli continuó pintando en su apartamento de Valetta, incluso hasta días antes de su muerte, el 9 de mayo de 1950.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.