Malta, un gran amor

0
750 views

Las islas Maltesas suelen enamorar a quienes la visitan y no es extraño que el famoso caricaturista Henry Bateman haya sido uno de ellos.

Para los amantes de este género, éste es acaso el más cómico y brillante caricaturista de su tiempo. Nacido en 1887 en un pequeño pueblo australiano llamado Sutton Forest en New South Wales, Bateman viajó de pequeño a Inglaterra y allí permaneció la mayor parte de su vida.

Henry dibujó desde muy pequeño, produciendo dibujos cómicos que contaban historias. A la edad de 14 años ya había decidido que aquello sería su profesión. Con el tiempo, Bateman se convirtió en el caricaturista mejor pago y más famoso de su país: era buscado por publicistas de toda América, Australia y Europa.

Lo que pocos sabían era que Henry era también pintor y su gran ambición era convertirse en lo que llamaba “un verdadero artista”, como sus amigos pintores George Clausen o Lucian Pissaro. En el punto más álgido de su carrera y su fama, Bateman dio un paso al costado y dejó los dibujos animados para dedicarse a lograr su objetivo: armó una maleta con sus pinturas y emprendió un viaje por la campiña inglesa y el extranjero en busca de inspiración. Después de haber viajado por toda Europa, llegó a Malta a mediados de 1960, donde encontró un clima perfecto y ese encanto virgen que tanto había perseguido.

En las islas pasó sus últimos 5 años de vida pintando hasta el cansancio, experimentando a través de diversas técnicas. Murió a sus 84 años, pintando todos los días bajo el sol de Gozo, donde vivió una vida tranquila, en un hotel con las mejores vistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.