El legado británico en Malta

0
955 views

Pin de Visit Malta UK en Travel Details!  Pinterest - Google Chrome

Como ya te hemos comentado en alguna ocasión, Malta fue parte del Imperio Británico durante más de 150 años. Como es de esperar, este siglo y medio de influencia inglesa ha dejado una impronta considerable en el archipiélago, donde las actividades comerciales, las leyes y la educación siguen las tendencias británicas. Además, en la vida diaria de Malta se aprecian múltiples peculiaridades de esta mezcla especial de lo mediterráneo con lo británico.

Por ejemplo, el inglés es, junto con el maltés, el idioma oficial del archipiélago. La lengua de Shakespeare se habla con total normalidad entre los malteses, quienes son capaces de cambiar de un idioma a otro sin ningún esfuerzo, y es por ello que es un destino perfecto al que dirigirnos para mejorar nuestro dominio de la lengua, tan necesario para cualquier empleo.

Paseando por la capital, Valletta, con total seguridad te toparás con infinidad de tiendas y cafeterías con nombres británicos y te encantará encontrarte con las clásicas cabinas telefónicas y buzones rojos británicos, tan fotogénicos y singulares.

Otro particular detalle de la vida de los malteses cuyo origen se remonta al pasado británico es su manera de conducir, y es que lo hacen por la izquierda, así como su amor por los coches clásicos de marcas británicas, como Morris Minor, Ford Anglia y Prefect, Triumph y camiones y autobuses Bedford de los años 50, 60 y 70. Muchos son utilizados normalmente para los desplazamientos diarios, pero otros son cuidadosamente conservados como coches de colección y sólo circulan en ocasiones especiales.

En la cocina maltesa también se aprecian elementos de la tradición británica: los bares y cafeterías locales sirven el desayuno y brunch típicos británicos, y la cerveza es la bebida favorita de los malteses, la cual se sirve por pintas y medias pintas, en vez de por litros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.