El archipiélago de los modales y costumbres

0
37 views

Y es que sí, en Malta somos muy buenos chicos. Es el archipiélago de los buenos modales y costumbres.

¿Quién no ha oído nunca referirse a Malta como la Isla de los Caballeros? De hecho, la historia del país y la de los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan están estrechamente vinculadas, ya que los Caballeros de San Juan se instalaron en el archipiélago maltés en 1530.

Cuando hablamos de la palabra «caballero», es fácil pensar en alguien con un código de conducta estricto, o que se inspira en un ideal de vida basado en los principios de la ética, el valor y la profesionalidad, pero también en una persona bondadosa, como se narra en la vasta literatura dedicada a las gestas de la caballería.

El archipiélago de los modales y costumbres
Palacio del Gran Maestre, Malta

Los valores de los Caballeros de la Orden de Malta

Cuando los Caballeros llegaron a Malta trajeron consigo sus propios valores, entre los que se encontraban la defensa de los más débiles, la lealtad, pero no sólo esto, sino que iba más allá: en esa época se construyeron en las islas los suntuosos palacios de los que aún hoy podemos ver en las monumentales ciudades maltesas que nos recuerdan el esplendor de la época. Algunas de las atracciones más famosas se remontan a esa época gloriosa: Valletta, con lugares emblemáticos como la Concatedral de San Juan y el famoso Albergue, las Tres Ciudades que dominan el Gran Puerto frente a la capital, la hermosa ciudad de Mdina y las numerosas villas de los Grandes Maestres, siguen campando a sus anchas por el archipiélago, recordándonos hasta qué punto la historia de los Caballeros ha impregnado esta tierra.

El archipiélago de los modales y costumbres
Auberge de Castille, Malta

El gobierno británico nombró condes, barones y marqueses, títulos que se añadieron a las familias nobles ya existentes desde la época normanda y que ya servían a los caballeros. El protocolo de la nobleza se arraiga aún más en las costumbres locales.

Tradiciones y  costumbres

Hoy en día se puede revivir toda esta elegancia con actividades al más puro estilo británico como el conocido té de la tarde en maravillosos lugares como el Palacio Parisio o en algunos cafés históricos. Para conocer la vida cotidiana del típico noble maltés, no puedes no visitar la Casa Rocca Piccola, que siempre ha pertenecido a los barones de Piro y que ahora es una casa museo con salas llenas de joyas y objetos que pertenecieron a la familia.

Como ya te hemos contado por aquí en alguna ocasión, la reina Isabel II también vivió en Malta entre 1949 y 1952. Aunque no estaba sujeta a la estricta etiqueta real de la corte, seguía rodeada de nobles y miembros de la alta sociedad con los que le gustaba organizar picnics en los jardines de elegantes residencias, como la de Villa Guardamangia, donde Isabel residía y se dedicaba personalmente a pequeños trabajos de jardinería.

El archipiélago de los modales y costumbres
Isabel II en Malta – foto: getty

Más información de Malta en la página web oficial.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.