Malta fue el destino feliz de la Reina Isabel II

0
124 views

Malta fue el destino feliz de la Reina Isabel II

Una noble historia y abundante cultura preceden al archipiélago maltés. Reyes de diferentes civilizaciones lucharon por conquistar las islas. La corona inglesa fue una de las que consiguió asentarse en el país. Más de medio siglo fue tiempo suficiente para dejar importantes huellas del Imperio Británico que han llegado hasta nuestros días.

Cabinas, buzones rojos, coches que conducen por la izquierda y el inglés como lengua oficial. ¡Ah! Además, Malta fue el destino feliz de la Reina Isabel II. ¿Sabías que fue el único lugar donde vivió la Reina de Inglaterra aparte de Gran Bretaña?

El idilio de los príncipes en Malta

La muerte de la reina marca el final de una nueva era que comenzó cuando Isabel II se convirtió en monarca con tan solo 25 años. Estuvo 70 años en el trono y consiguió el récord de ser la mujer que más tiempo ha reinado en la historia de Gran Bretaña.

Felipe de Edimburgo e Isabel II vivieron en Malta entre 1949 y 1951. El duque debía servir en HMS Chequers con la Flota del Mediterráneo. Y pasaron sus primeros años de casados en Villa Guardamangia, una mansión palaciega en La Valletta.

Malta fue el destino feliz de la Reina Isabel II

Allí disfrutaron de fiestas, picnics y viajes en barco.  Isabel II pudo incluso ir a la peluquería por primera vez en su vida. Malta se convirtió en un lugar muy querido por el matrimonio, porque les ofreció algo parecido a una experiencia de vida normal. La reina se sentía tan ligada al país que volvió en múltiples ocasiones. Por ejemplo, en 2007 regresó para celebrar su 60 aniversario de bodas.

¿Qué tuvo el archipiélago maltés para enamorar a la joven pareja?

La magia maltesa está presente en cada rincón del país. Los tonos arcillosos del paisaje, edificios decorados con preciosas ventanas, contraventanas y puertas de colores, calles empinadas y aceras escalonadas. Los detalles románticos hicieron de Malta el escenario perfecto para una pareja de recién casados.

 

Recorrer La Valletta y descubrir sus estrechas pero encantadoras calles, visitar La Concatedral de San Juan o admirar las espectaculares vistas desde Upper Barraka Gardens. Poner rumbo a Gozo y Comino y descubrir los secretos mejor guardados de las hermanas pequeñas de Malta. Disfrutar recorriendo sus caminos impregnados de una suave brisa y un sanador olor a mar, encontrar los restos prehistóricos, las viejas instalaciones militares o las antiguas capillas al borde de los acantilados.

La cocina maltesa es también una de las más sabrosas. Como numerosas civilizaciones ocuparon la isla a lo largo de los siglos, tiene muchas influencias culturales. Los pastizzi (hojaldres dulces rellenos de carne, espinacas o queso ricota) o el famoso pan maltés, relleno de atún, pasta de tomate y albahaca, son solo algunas de las delicias que hay en el archipiélago.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Visit Malta | España (@visitmaltaes)

La joya del Mediterráneo se convirtió en el paraíso de la pareja de los entonces príncipes. La belleza de las islas, su tranquilidad, el hecho de que la población fuera aun escasa y de que no hubiera periodistas persiguiéndoles fue probablemente lo que más disfrutaron. Todo eso encandiló a la reina de Inglaterra y siempre fue un lugar muy especial para ella, donde recordaba días felices con su marido.

Malta es hogar para todo el que la visita, por eso dio grandes alegrías a Isabel II. Ahora que ya sabes por qué Malta fue el destino feliz de la reina Isabel, quizás se puede convertir en el tuyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.